lunes, 3 de enero de 2011

Juan Luis Guerra - La Hormiguita

La conocí una tarde.
Con su guitarra cazaba boleros.
Tenía puesto un jean y
una rosita amarilla en el pelo Qué vas a hacer, me
preguntó, sonriendo.
Lo que tú quieras, respondí.
Fuimos al mar y mojamos los sueños.
Guiñé mis ojos y un delfín pintó una ola rizada en su pecho.

Luego, reí y rompimos el hielo, y nos mordimos los
dedos, como viola en un solo de chelo.
Eres como una hormiguita que me besa y me pica, que recorre
mi espalda y se acuesta en mi barba a estudiar
geografía.
Eres como un trapesista que atraviesa
mi lengua y tu circo de flores me carga y me
suelta, perdiendo la cuenta.
Y tuve ganas de llorar, pero tan sólo en mi ojo derecho.
Ella hablaba de la luna y de Chopin y yo tocaba el
preludio de un beso.
Luego, reí y rompimos el hielo, y nos mordimos los dedos, como viola en un
sólo de chelo.

0 comentarios:

Publicar un comentario